Playas desiertas de arenas blancas.

Llama a Cuba por solo 49 céntimos el minuto
Día de los padres en Cuba un día Especial
16 de junio de 2020
Las razones por las que tu papá es un héroe
21 de junio de 2020
Mostrar todo

Playas desiertas de arenas blancas.

El archipiélago Cuba, con cerca de seis mil kilómetros de costas bañadas por las aguas del Caribe, al sur, y del Atlántico, al norte, lo forman la isla de Cuba -la mayor- la de la Juventud, y más de cuatro mil islotes y pequeños cayos, sinónimos del paraíso. Auténticas perlas en pleno mar, cuentan con hermosas playas desiertas de arenas blancas vírgenes de poco oleaje y escasa profundidad, junto a arrecifes de coral, ideales para el baño. 

La gran mayoría de los cayos no están preparados para recibir turistas, pero algunos de ellos cuentan con una infraestructura hotelera que permite a foráneos disfrutar de un entorno envidiable. 

Como bien reza el título de este blog: Playas desiertas de arenas blancas, aguas cristalinas, palmeras y sol, es lo que caracteriza a nuestras playas paradisiacas. Hoy vamos a hablar de Cayo Coco, Cayo Guillermo y Cayo Santa María.

Conoce Cayo Coco

Situado en aguas del océano Atlántico -en la zona septentrional del país- en el archipiélago de Jardines del Rey, es uno de los más grandes y conocidos de Cuba. Está dotado de una importante infraestructura hotelera -incluso cuenta con un aeropuerto propio-, sin embargo, conserva numerosos rincones con bellos paisajes en los que tomar el sol, desconectar del estrés y divertirse en su justa medida.

Sus aguas cristalinas son ideales para la práctica de numerosos deportes acuáticos, como el snorkel y el buceo, gracias a la riqueza de su colorida fauna y flora marinas. Una de las grandes sorpresas que depara Cayo Coco es la presencia de los flamencos rosados, una especie autóctona de la zonal sur, con una colonia que alcanza los 30.000 ejemplares.

Flamencos Cayo Coco

Descubre Cayo Guillermo

Unido por un camino natural desde Cayo Coco, Cayo Guillermo cuenta con algunas de las playas más famosas de Cuba, como son las de El Paso o la de El Pilar, un idílico arenal, conocido con este nombre en honor al yate del periodista y escritor Ernest Hemingway, uno de los más célebres enamorados de la isla. 

Situado también en el archipiélago Jardines del Rey, es mucho menos concurrido que su vecino. Y es que, si bien cuenta con oferta hotelera, sus paisajes apenas se han visto alterados por la presencia turística, por lo que todavía conserva playas vírgenes. Bucear en los arrecifes de coral o navegar en lanchas y catamaranes para explorar los mares son algunas de las actividades reservadas a quienes optan por viajar hasta este rincón.

Disfruta de Cayo Santa María

El más grande de los cayos cubanos que forman La Herradura, en la bahía de Buenavista, es una reserva natural de la biosfera, conocida con el sobrenombre de la Rosa Blanca. Cayo Santa María está situado, junto a los dos cayos anteriores, en el archipiélago Jardines del Rey y se accede a él a través de un pedraplén -una vía de piedras sobre el mar- de 48 kilómetros, lo que lo convierte en toda una experiencia.

La zona, apta para todo tipo de turistas, cuenta con numerosos complejos hoteleros, bares y restaurantes, un delfinario, un centro de buceo y una marina, además de algunas playas de ensueño, como las de Las Caletas, La Perla Blanca o Cañón.

Pedraplén de Cayo Santa María
Buceo en Cayo Santa María

Comments are closed.